Congreso Flamenco – Antonio ‘El Chaqueta’

1. Impreso de inscripción

2. Objetivos

3. Primer Jornada – Jueves 07 de Noviembre

a. Aula de Flamenco – Jueves 07 de Noviembre

b. Exposición de pintura – Jueves 07 de Noviembre

4. Segunda Jornada – Viernes 08 de Noviembre

5. Tercera Jornada – Sábado 09 de Noviembre

a. Conferencia Ilustrada – Sábado 09 de Noviembre

b. Recital Flamenco – Sábado 09 de Noviembre

6. Ponentes y artistas

7. Organizadores

8. Colaboradores

El flamenco es una forma de expresión de la cultura española, genuina y arraigada en Andalucía, desde hace más de dos siglos, de origen popular y como resultado del encuentro entre las culturas cristiana, judía, árabe, afroamericana y gitano – andaluza.

Se manifiesta principalmente por una manera peculiar de cantar, bailar y tocar la guitarra, a partir de estructuras estilísticas denominadas palos, que se diferencian por aspectos como el carácter, el ritmo, la copla o la melodía, reconociéndosele entidad de arte específico. En definitiva: el arte flamenco se conoce por la fuerza expresiva de sus sentimientos y de su profundidad vital, tal y como se concibe en sus comienzos.

Expresión cultural en constante evolución y, a pesar de tener un origen incierto, por carecer de documentos, podemos clasificar la evolución del arte flamenco en tres etapas principales:

  • Etapa primitiva: ¿? – 1.860 aproximadamente (primeras referencias): Se comienza a estructurar, definir y divulgar los cantes flamencos fundamentales. El baile era una distracción, se bailaba por desahogo y como entretenimiento. No obstante, a principios del siglo XIX nace una oferta semi profesional y comercial del arte andaluz y gitano.
  • Edad de Oro: 1.860 – 1.920 aproximadamente (Cafés cantantes): El flamenco cobra un auge extraordinario y se propaga su afición por todas las ramas de la sociedad española. Comienza a ser un arte profesional: se fijan los estilos, el ritmo y los cánones que habrán de perdurar, con mayor o menor evolución hasta nuestros días. Surgen los “Cafés cantantes”, antecesores de los actuales tablaos.
  • Etapa teatral: 1.920 – Actualidad (El arte flamenco aparece en los escenarios teatrales)

Se divide, a su vez en tres periodos:

  • Ópera Flamenca: 1.920 – 1.955: La denominación “Ópera Flamenca” se debe a una argucia empresarial para conseguir beneficios tributarios para los espectáculos flamencos. En esta época, la inspiración popular cede el paso a una elaboración intelectual con fines coreográficos, el flamenco se deforma en aras de un público menos exigente y se sustituye el acompañamiento de guitarra por orquesta.
  • Renacimiento: 1.955 – 1.985: Supuso la definitiva revalorización del flamenco y consiguió rescatar todo lo marginado y relegado de la etapa anterior. Aparecen los tablaos, así como numerosos eventos periódicos relacionados con este arte (festivales, concursos, certámenes, etc.).
  • Época contemporánea: 1.985 – Actualidad: El Flamenco continúa su progresión ascendente y se realizan numerosas “fusiones” experimentales con otras artes como el jazz o la danza contemporánea. Cobra un gran prestigio internacional y acapara, de manera creciente, la atención de artistas, públicos y estudiosos de todo el mundo.

Hemos querido realizar una clasificación sucinta de la evolución de nuestra cultura Flamenca. No obstante, en nuestra web lalineaflamenca.com, encontrarás una unidad didáctica sobre la historia del Flamenco.

En este Tercer Congreso Flamenco, queremos buscar las raíces de nuestra cultura musical Andaluza, hoy Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, declarado por la Unesco. Pero queremos trasladarnos a la España árabe, pues las modulaciones y melismas que definen al flamenco pueden provenir de los cantos monocordes islámicos.

Igualmente se le puede atribuir su creación a los gitanos, un pueblo errante, por toda Europa, que en España entraron a principios del siglo XV, buscando climas más cálidos que los que hasta entonces habían encontrado en el continente.

Y por último, no podemos olvidar los diferentes legados musicales que dejaron los deudos andaluces en el Sur de España, donde habían tenido vigencia las melodías salmodiales y el sistema musical judío, los modos jónico y frigio inspirados en el canto bizantino, los antiguos sistemas musicales hindúes, los cantos musulmanes y las canciones populares mozárabes.

Lo cierto es que profundos mestizajes entre distintas culturas trasmitidas de generación a generación dieron lugar a la cultura de elite andaluza “El Flamenco”.